Archivo de la etiqueta: la borda de pastores

Vivir como pastor

El pastor joven hoy no solo cuida de las ovejas sino que también gestiona un rebaño en un espacio natural.

Esta semana hemos pasado por una manga o pasillo 680 ovejas y borregas, corderas para vida entre 6 y 12 meses. Al final de la manga que mide 10 m, tenemos una báscula electrónica en la que las hemos pesado para ver su evolución porque se deben cubrir (montar) en el mes de Noviembre para que tengan su primer parto en primavera tras 5 meses menos 5 días de gestación. En invierno al ser primerizas se cubren peor por temas fisiológicos y del alargue de las horas solares según los estudios que conocemos.

Si las corderas no pesan dos tercios de su peso de adultas no se cubrirán y hemos descubierto al pesarlas que hay un tercio que no llegan porque están por debajo de 36 kg. A estas las hemos apartado y les ayudaremos con medio kilo de pienso además de dejarlas solas en un buen pasto. Esperamos que en 30 o 40 días ganen 6 kg y en Noviembre les echaremos los sementales.

Contábamos que hasta Noviembre el rebaño tendría triticale, que es un cereal híbrido (no transgénico) entre el trigo y el centeno que no se cae al suelo, que nos evitamos cosecharlo y es el complemento ideal para el pasto verde o seco del campo. Pero los jabalís, célebres pobladores del prepirineo, cuasi plaga, se han encargado de comerse gran parte, pisotearlo y revolcarse por las noches sea cual sea la luna, lo mismo les da o oscuras que con estrellas, luna llena que menguante. Ellos a comer, criar y zanganear por los campos.

Hemos dado vuelta por todos los campos de la finca y como el alfalfa segado en Septiembre ya ha rebrotado, comenzaremos a pastarlo para que los hielos o rosadas de otoño, que comen más que el jabalí, no se nos lleven la hoja que es la que tiene la proteína.

Para esto cambiaremos la vuelta con el ganado, pues a la alfalfa deben entrar sin hambre para no rincharse que dicen en la zona, por meteorismo, y que no se nos reviente ninguna.

A primera hora, que están más tiernos, el ganado comerá pastos mas secos por el monte y ya sin ansia entrarán a la alfalfa un par de horas hasta que se cansen. Así, hasta que caiga la bellota de los quejigos se alimentarán bien.

También os queremos contar que ha nacido un hermoso cordero de la primera oveja de la parición de otoño. Van a parir 120 ovejas en un mes y medio, lo sabemos porque hicimos ecografías para no subir las preñadas a puerto donde se mojan y andan mucho afectando al cordero que llevan dentro.

Para sacar los ternasco o lechales en Navidad tienen que nacer los corderos fuertes al principio de otoño o no llegas, los precios bajan en Enero y sino es una ruina.

Al pasar por la manga, en un separador que hay pasada la báscula, hemos apartado también a los mardanos que es como llamamos a los sementales ovinos; se han quedado un poco flacos después de montar este verano. Hacen varios saltos al día tras perseguir a la ovejas y en mes y medio de monta pueden perder más de diez kilos. Habría que darles un pienso pero cualquiera los coge en el campo en plena faena. No sabemos si son felices, pero es seis semanas repetirán la hazaña con esmero.

Trabajar con las ovejas y andar con ellas por el campo te conecta con lo auténtico, con la naturaleza. La casa de piedra, los pájaros, los árboles, el silencio de la noche llena de estrellas, … hace que te acerques a las raíces de la vida.

¿Te gustaría acompañarnos?

29 de Septiembre, San Miguel

Día en que los pastores se arreglaban con los patrones para todo el año

 

 

Conoce la ermita de Santa Elena

Ya os decíamos en el anterior post que publicamos que el otoño todavía es buena época para practicar senderismo y hoy queremos recomendaros una excursión por el cercano Valle de Tena que parte de la localidad de Biescas, a un paso de La Borda de Pastores.

La ruta, perfectamente explicada, es una colaboración de Raúl Lapeña, experto montañero, amigo y corresponsal de montaña para La Borda de Pastores. Es una ruta sencilla y como sois muchas las familias con niños que nos visitáis esperamos que os guste y os animéis a hacerla.

PR-HU 78 de Biescas a la Ermita de Santa Elena

Ruta de inolvidables recuerdos, en apenas cinco kilómetros, un agradable paseo nos llevará desde la moderna Biescas, población de agradables calles, y frescos rincones hasta uno de los puntos emblemáticos del Valle de Tena, la Ermita de Santa Elena.

El sendero no reviste de dificultad alguna, y es muy adecuado para iniciar en el senderismo a los más peques de la familia. El sendero discurre enteramente por sendas o caminos de fácil tránsito, y el desnivel acumulado es muy llevadero.

Biescas-Ermita de Santa Elena. Raúl Lapeña

La ruta parte de Biescas, una de las poblaciones más importantes y bellas del Valle de Tena, partiremos de la remozada plaza del ayuntamiento en dirección a la esbelta Iglesia de San Salvador, con inmejorables vistas a toda la villa.

Iglesia de San Salvador, Biescas

Iglesia de San Salvador, Biescas. Foto Raúl Lapeña

Dejamos atrás las últimas casas y nos topamos con la carretera del Cotefablo, que se dirige a la cercana Gavín. Cruzamos, extremando las precauciones, y nos enfrentamos a un tramo de camino muy empinado, el cual nos hará sufrir. Poco a poco la pendiente suaviza, avanzando entre campos de pastos, en una zona donde escasean las sombras.

Un par de desvíos nos harán estar atentos, conforme nos adentramos en el bosque, acebos y bojes van cambiando el panorama, a la vez que algunos pinos comienzan a tapizar el entorno. Atravesaremos una valla ganadera, la cual dejaremos debidamente cerrada, para que lleve a buen fin su labor.

El bosque se vuelve mucho más húmedo, y el roble se hace fuerte en el lugar. El barranco de Asieso, de profundas gargantas, fiero y bello a la vez, nos permitirá dar la bienvenida a las faldas de la sierra de Tendeñera, por su vertiente sur. La última parte de acceso habilitado a todo el público, es un magnífico gesto de integración, fiel ejemplo de lo que debería ser la sociedad.

Foto Raúl Lapeña

Tras un tramo de subida, alcanzamos la pista que asciende a la Ermita y fortín. No sin antes coger un pequeño desvío hasta el magnífico dolmen, uno de los mejores ejemplos del Pirineo.

Dolmen. Foto Raúl Lapeña

La última parte trascurre por pista, siempre en subida tendida, hasta las praderas donde se asienta uno de los emblemas del Valle de Tena, la Ermita de Santa Elena, punto final de nuestra ruta.

Ermita de Santa Elena, Biescas. Foto Wikiloc

 Cálzate tus botas y ven a conocer el entorno que rodea a La Borda de Pastores.